Métele el dedo a tus fotos y te gustará mucho

Métele el dedo a tus fotos
Métele el dedo a tus fotos
Despiertas más temprano que de costumbre, energizado. Te das un regaderazo, te sobas y te bañas. Corres las cortinas de tu habitación, se largan y vislumbras por la ventana un día brillante. Unas cuantas nubes pastan como ovejas desperdigadas en un llano azul.

Un aura como de fotografía Kirlian te envuelve y se dispara la esencia creativa de tu ser. El pensamiento llega raudo: se te ocurre intentar lo que a muy pocos fotógrafos en su vida: una fotografía del atardecer.

Prevenido como eres, visitas el sitio The Photographer's Ephemeris, ingresas tu localidad y la fecha y ves que el atardecer será a las 5:49 p.m. Visualizas la trayectoria de la puesta de sol y escoges el lugar adecuado para fotografiarla.

Por el artículo sobre cómo fotografiar a la hora dorada y azul, sabes que la hora dorada comenzará unos 20 minutos antes del atardecer.

Entonces planeas estar listo en el sitio un poco antes de las 5:29 p.m., puesto que en tu visión mañanera imaginaste una composición que incluyera el sol en el encuadre, colocado en la intersección de la falsa regla de los tercios, para agradar a la mayor cantidad de gente posible en las redes sociales, fin último de todo fotógrafo que se precie de sí mismo. Fotos por likes, la moneda en curso.

***

Arribas mucho antes con premura y ansiedad de que algo pueda salir mal de último minuto: una nube traviesa con la intención de hacerte un photobomb, una pareja crepuscular ocupando el sitio que habías escogido, algo que se te haya olvidado y te dé tiempo de regresar.

Pero nada sucede y ahora lo que tienes es tiempo. Por suerte, como buen fotógrafo profesional estás acostumbrado a tener tiempo de sobra, pues ahora la mayoría del trabajo te lo gana el celular. Decides hacer chambritas, como precaución a lo del cuento del burro que cambia de sexo si no está ocupado, pues tiene que hacer algo para que no se aburra.

***

El sol desciende por tu encuadre como Kukulkán por la pirámide. Realizas un disparo para verificar la exposición en el histograma. Todo parece estar bien, excepto por...

¡Manchas! Manchas de colores. Manchas como globos multicolor flotan por la imagen. Niños de manos inseguras dejan escapar el objeto de su transitoria felicidad e invaden tu visión del mundo: reflejos en los elementos internos del lente, producto de tener la luz directa del sol dentro del encuadre.

El desánimo se instala en tu ser como una mala actualización del firmware en la cámara.

En súbita manera, del éter baja el recuerdo de tu maestro que susurra: «Métele el dedo...», «Métele el dedo con dulzura...», repite, antes de desvanecerse por completo en la bruma de la memoria.

Con denuedo y la cámara firme en el tripié, presionas el obturador y realizas la primera imagen.

Enseguida, viendo por el visor, comienzas a meter el dedo con cuidado, sólo la puntita, hasta que tape el sol, eliminando así los reflejos, y realizas entonces la segunda imagen.

Superficialmente, nada parece haber mejorado, pues ahora tienes dos malas fotografías: una con horripilantes reflejos, y otra con un dedo dentro.

Empacas, sin embargo, tu equipo, satisfecho con el acto.

***
***
***

Posproducción digital

Ahora, en Photoshop, editaremos las imágenes.

Para hacer el proceso de captura lo más sencillo, no utilicé técnica de horquillado de la exposición para posprocesar con HDR o Máscaras de Luminosidad.

Es decir, tan sólo coloqué la cámara en Prioridad de Apertura en f/22, exposímetro en modo Matricial, Balance de Blancos en Auto, ISO 100. La cámara escogió la velocidad de obturador para lograr lo que según ella era la exposición correcta (que nunca lo es en situaciones con la luz de frente) : 1/80s en la foto sin dedo y 1/25s en la foto con dedo.


Realicé entonces la foto sin dedo y la foto con dedo. También, realicé una tercera fotografía con una compensación de -5 EV para recobrar algo del tono y forma del sol y ver si lo podría usar en la posproducción.

El modo de enfoque estaba en Manual y la cámara montada en un tripié.

Entonces, en Photoshop:

(1) Abrir las imágenes: Archivo-->Secuencia de comandos-->Cargar archivos en pila.

(2) Diálogo de apertura: Seleccionar los archivos. Activar la casilla de "Intentar alinear automáticamente las imágenes de origen" si tu tripié no es muy firma. En ocasiones dicha opción desalinea más que alinear, así que debes verificar que al final la alineación haya sido realizada de forma correcta.


(3) Reordenar y nombrar capas: la capa de fondo será la del "Dedo", encima de ella la foto con el "Reflejos" y encima de todas, la foto con "Sólo el sol". Si ya sabes utilizar capas y máscaras en PS, sabrás entonces que todo lo que sigue lo puedes pensar y hacer al revés de como lo describo.


(4) Máscara de capa: Colocarse en la capa "Reflejos" y crear una máscara de capa. Puedes hacerlo con el menú Capa-->Máscara de capa-->Ocultar todo, o bien, presionando Alt + clic en ícono de añadir máscara de capa.


Resultado, una máscara negra, que oculta la imagen de esa capa.




(5) Analizar: En la capa de "Reflejos" el cielo está bien expuesto, pero tenemos los reflejos en el lente y la playa está subexpuesta.

En la capa del "Dedo", la playa y mar están bien expuestos, el cielo sobreexpuesto, y por supuesto, tenemos el dedo.

Entonces, queremos dejar pasar el cielo de la capa de "Reflejos" hacia la imagen de abajo ("Dedo"), de tal forma que al final tengamos una imagen con cielo y mar y playa bien expuestos. Después nos ocuparemos de quitar el dedo.

Como existe un horizonte, podemos usar la herramienta de "Degradado" para crear una línea que pinte de blanco del horizonte hacia arriba (cielo) la máscara en la capa de "Reflejos", y de negro del horizonte hacia abajo (mar/tierra).

(6) Reiniciar paleta: Presionar la tecla d para reiniciar la paleta de colores a blanco al frente y negro al fondo.



(7) Seleccionar la herramienta de degradado. En el menú de la herramienta, activar la casilla de "Invertir".





(8) Recordar que estamos trabajando sobre la capa "Reflejos" y debe estar activado el ícono de la máscara (negra completamente hasta ahora).

Agrandar la imagen al 100% y sobre la línea el horizonte, presionando y sin dejar de presionar la tecla de mayúsculas (la flecha hacia arriba), trazar una línea de arriba a abajo apenas sobre el horizonte, y soltar el botón del ratón (y dejar de presionar la tecla de mayúsculas).

Debemos tener ahora una máscara de capa blanca del horizonte hacia arriba, y negra del horizonte hacia abajo.

Recuerda que lo blanco en la máscara deja pasar la imagen en esa capa y lo negro oculta esa parte de la imagen.

Si no te queda bien a la primera, puedes reintentarlo las veces que necesites.






Imagen resultante:
cielo de "reflejos" y mar/tierra de "dedo".
Todavía tenemos el dedo.

(9) Afinar la máscara. Para afinar la máscara, asegurarnos de seguir en la capa "Reflejos" y que el icono de la máscara esté activado, pues vamos a pintar sobre ella.

Si pintamos con color blanco, dejaremos pasar esa parte de la imagen en "Reflejos" hacia abajo ("Dedo").

Si pintamos con color negro, bloquearemos esa parte de la imagen hacia la capa de abajo.

Blanco descubre, negro oculta.

Para ocultar el dedo, tomamos la brocha, ajustamos su tamaño y dureza, seleccionamos el color blanco y pintamos el área del dedo.



En esta foto en particular, dejaremos pasar el reflejo de la corona del sol, pero estaremos borrando los demás reflejos. En otra imagen y con otras circunstancias, podrías borrar por completo el reflejo del sol.

Con la tecla x intercambiamos los colores de la paleta del negro al blanco y viceversa.


Dedo eliminado.
Falta afinar la máscara en la estructura
y edificios a la izquierda.
(10) Terminar de afinar la máscara. Seguimos ajustando el tamaño y dureza de la brocha para remover parte de la tonalidad que viene de la capa "Reflejos" y que se nota en la estructura y edificios a la izquierda del sol.

Seguimos trabajando sobre la capa "Reflejos" y la máscara de capa activada.

Finalmente, tenemos:


(11) Decidí no usar la capa con sólo el sol y la eliminé.

Ahora podemos acoplar las dos capas, "Reflejos" y "Dedo", para que quede sólo una.

Hacemos clic en los renglones para que aparezca el menú y en "Acoplar imagen".






(12) Debido a que las imágenes las realicé con el lente en 24mm y con la línea del horizonte muy baja, podemos ver que los edificios no están rectos, sino que su perspectiva se sesga hacia el centro de la imagen.

Sólo vamos a corregir del lado de los edificios, pues del otro lado, aunque exista también la distorsión de perspectiva, no se nota por el tipo de elementos en esa parte de la imagen.

Seleccionamos la imagen con Ctrl + A, o bien, en el menú Selección-->Todo.

En Vista-->Mostrar-->Mostrar cuadrícula, para activar la cuadrícula, o bien, Ctrl+' con el teclado.

Ajustamos el zoom de la imagen y su colocación en la pantalla, para observar el detalle.

En el menú, Edición-->Transformar-->Sesgar.

Jalamos hacia la izquierda el cuadro en la esquina superior izquierda. Veremos cómo los edificios comienzan a "enderezarse".



Usamos la cuadrícula como guía y soltamos el ratón cuando veamos que se ha corregido la perspectiva. Presionamos el botón para aceptar la modificación.


(13) Presionamos Ctrl+D para deseleccionar, o bien, en el menú Selección-->Deseleccionar.

Quitamos la vista de la cuadrícula en Vista-->Mostrar--Cuadrícula, o bien, Ctrl+' con el teclado.

(14) Y tenemos la imagen final. Hay que notar que no le he hecho ningún tipo de ajuste de color, saturación ni contraste.

También, podríamos mejorar la imagen final si hubiésemos horquillado a la hora de la captura, para obtener, por ejemplo, una imagen en 0 EV, otra en -2 EV y una más en +2 EV, tanto para la imagen sin dedo como para la imagen con dedo (seis fotos en total) y procesarlas después con HDR o Máscaras de Luminosidad o Fusionar si es, y así tendríamos un par de imágenes con mayor rango dinámico para trabajarlas.

Reflejos en el lente. Cielo bien expuesto, mar y tierra subexpuestos.


El dedo en el sol elimina los reflejos. La exposición la ajusta de forma automática
 la cámara y ahora tenemos una mejor exposición para el mar y tierra.



Imagen final.
Se mantuvo el reflejo directo del sol por estética.
Se eliminaron los demás reflejos.
Mayor rango dinámico en la imagen sin hacer HDR.



Te puede interesar: