Características fotográficas de la luz

En lo que respecta al fotógrafo, nos ocupan tres características principales de la luz: su brillo, su color y su contraste.

Brillo

brillo en la fotografía
Brillo, color y contraste
en la fotografía.
© Eduardo Machuca Torres
La brillantez de la luz es quizás la característica primordial: sin una luz lo suficientemente brillante, no podemos realizar la fotografía.

Sin una brillantez adecuada, no vemos forzados, por un lado, a abrir la abertura del lente con la consiguiente menor profundidad de campo.

Por otro lado, sin la brillantez suficiente tenemos que subir la sensibilidad ISO, con el consiguiente aumento de ruido en la imagen y el deterioro en lo que se refiere a saturación del color, contraste y definición. Es decir, al tener más luz podemos usar ISO menores, con lo que aumenta la calidad de la imagen, importante si pensamos hacer ampliaciones.

Incluso los videógrafos, si no hay luz suficiente tienen que aumentar la ganancia de la videocámara, con el resultado de menor saturación de color y más ruido en la imagen.
En macro fotografía, por ejemplo, al utilizar aberturas muy pequeñas para ganar profundidad de campo, se necesita de mucho más brillantez en la luz para que la imagen quede bien expuesta. Lo mismo sucede al ir agregando accesorios de magnificación como tubos de extensión o fuelles, que involucran una pérdida de luz por la distancia: necesitamos más luz.

También, los formatos mayores al 35mm, como el Medio Formato y el Gran Formato, requieren de más brillantez en la luz, debido a la mayor área del sensor o película.

Por ejemplo, la profundidad de campo que se obtiene en 35mm con el lente en f/8, sería aproximadamente equivalente a tener que colocar el lente en f/16 en Medio Formato (varia dependiendo de las dimensiones de la película). En otras palabras, para obtener la misma profundidad de campo que en 35mm, al pasar a Medio Formato necesitamos 4 veces más luz.

Y en el estudio, al utilizar difusores, éstos disminuyen la cantidad de luz que llega al sujeto u objeto y requerimos entonces de aumentar la potencia de la fuente de luz para mantener una exposición deseada o adecuada.

En general, casi siempre vamos a necesitar más luz, excepto por cuando por decisiones artísticas queramos trabajar con menos luz. Y aún así, la luz debe tener la brillantez suficiente, por débil que esta sea, para realizar una exposición adecuada de la imagen.

Color

El color no existe. Todos vemos en blanco y negro: tanto los humanos y animales como las cámaras digitales. El color lo agrega el cerebro, en el caso de los animales, o el software, en el caso de las cámaras digitales.

Nuestros ojos tienen conos receptores a las longitudes de onda que corresponden a lo que llamamos azul, verde y rojo, pero es nuestro cerebro el que crea los colores. Debido a lo anterior, todos vemos los colores de forma diferente.

Los científicos pueden suponer que los simios, chimpancés y monos africanos pueden ver los mismos colores que los humanos, ya que contienen conos que responden de forma similar a la luz que los de nuestros ojos.

Sin embargo, no pueden estar seguros de cómo el cerebro de dichos primates interpreta los colores y a lo que nosotros llamamos verde, para ellos sea uu uu ah ah.

Los gatos y perros, por ejemplo, sólo pueden ver dos colores y muy apagados.

Los insectos, por ejemplo, pueden ver la luz ultravioleta, el azul y el amarillo. Y las aves pueden ver de 5 a 7 colores.

Y para complicar más las cosas, los objetos absorben parte de los colores y reflejan otra parte.

color en la fotografía
Color de la luz reflejada.
© Eduardo Machuca Torres
Es decir, una manzana roja absorbe la mayoría de las longitudes de onda del verde y azul y refleja la mayoría de las longitudes de onda que corresponden al rojo. Y entonces nuestro cerebro ve la manzana como de color rojo.

Un objeto que absorbe las longitudes de onda del índigo, violeta, naranja y amarillo y refleja en igual cantidad el verde, azul y rojo, lo vemos como blanco.
Y un objeto que absorbe todas las longitudes de onda del espectro de luz visible, lo vemos como negro.

Aunque en realidad, no existe nada absolutamente negro. Un Cuerpo Negro es una concepción teórica idealizada de un objeto que absorbe completamente toda la radiación electromagnética, sin importar la frecuencia ni el ángulo de incidencia.

En fotografía, la razón por la que podemos fotografiar objetos negros y ropa negra y demás, es porque reflejan parte de la luz. Si no reflejase luz, sería invisible ante nuestros ojos.

Temperatura de Color

La temperatura del color se mide en grados Kelvin (°K) y es una escala que se refiere al resplandor que surge de un objeto cuando lo calentamos.

Las lámparas fluorescentes o los LED's no emiten luz por radiación térmica, por lo que su temperatura de color es "comparada" a °K.

Un objeto muy caliente, emite una luz azul. En la flama de una estufa, la parte más caliente es la azul y la más fría es la parte naranja de la flama.

Sin embargo, en fotografía y las artes, se le llama luz cálida a la luz con tonalidades amarillas, naranjas y rojizas. Mientras que en la escala de temperatura de color, estas son luces más frías. Por ejemplo, la llama de una vela o la luz al atardecer, tiene una temperatura de color de aproximadamente 1850 °K.

En un día nublado, las sombras se ven azules ya que la temperatura de color de la luz sería de aproximadamente 6500 - 8000 °K. De nueva cuenta, desde el punto de vista artístico se pensaría que esta es una luz fría. Contrario a la escala científica.

Pero no es de sorprenderse pues sabemos que los artistas somos contras. Igual los pintores siguen usando y creyendo que los colores primarios para pintar son el rojo, amarillo y azul, cuando en realidad deberían estar usando el cian, magenta y amarillo.

Afortunadamente, algunas escuelas de arte ya se están pasando a la paleta de colores correcta.

Nuestros ojos se adaptan de forma inmediata a los cambios en la temperatura de color y vemos todos en los tonos correctos.

Pero si quieres ver los verdaderos colores que toma la luz, coloca el Balance de Blancos de tu cámara en Luz de Día, o en 5200 °K, y realiza varias fotografías a diferentes hora del día, a la luz, a la sombra, en días nublados y soleados, y fotografía la luz de las lámparas de tu casa y de la calle, de una vela.

Balance de Blancos

Anteriormente existía la película para luz de día (5500 °K) y la película para luz de tungsteno (3200 °K y 3400 °K). El fotógrafo tenía que cargar con todo un juego de filtros correctores de color (cc) para corregir la discrepancia entre la temperatura de color de la película y la fuente de luz.

En las cámaras digitales ya no existe ese problema puesto que se puede modificar de forma inmediata el balance de blancos, ya sea de forma automática o seleccionando alguna opción como luz de día, fluorescente, tungsteno, nublado, etc.

Además, también podemos realizar balances de blanco personalizados utilizando accesorios especiales para obtener la mayor fidelidad de color, de suma importancia en fotografía de productos o publicidad.

Contraste

La última característica fotográfica de la luz es el contraste.

Alto Contraste

Decimos que existe alto contraste cuando los rayos de luz inciden sobre el objeto desde el mismo ángulo y dirección.
Alto contraste. Luz dura.
Alto contraste. Luz dura.
© Eduardo Machuca Torres

Esto genera que las sombras sean marcadas, bien definidas, y negras. Se habla entonces de sombras duras, producidas por luces duras.

En la fotografía del Alux podemos ver esas sombras duras y definidas, resultado de una luz direccional. Tenemos entonces una escena de alto contraste.

Bajo Contraste


Cuando los rayos de luz inciden sobre el objeto desde diferentes ángulos y direcciones, se genera una escena de bajo contraste.

Por ejemplo, en un día nublado las nubes hacen que los rayos del sol se dispersen y podemos notar que las sombras de los objetos son menos definidas, con una transición más suave de la luz hacia la sombra.

luz suave, sombras suaves
Luz suave. Bajo contraste.
© Eduardo Machuca Torres
En una escena de bajo contraste tenemos entonces sombras suaves, que decimos son producidas por una luz suave.

En la fotografía del huevo podemos notar que la transición de luz a sombra es suave y poco definida. Podemos decir que fue fotografiado con una luz suave.

Por último, recordemos que la luz y la iluminación no significan lo mismo. La iluminación es saber utilizar y manipular la luz, natural o artificial, para lograr el efecto deseado y de acuerdo con nuestra visión de la escena.


Te puede interesar

-~*~-
Características fotográficas de la luz Características fotográficas de la luz Reviewed by Ed on septiembre 18, 2018 Rating: 5
Con tecnología de Blogger.